Los hechos se produjeron cuando los agentes vieron como un vehículo hizo una maniobra evasiva para evitar el control policial. En ese momento, se procedió a interceptarles y a revisar el vehículo. En su interior se encontró una peluca, un pasamontañas, guantes, un extractor para reventar bombines y un inhibidor de GPS para anular el dispositivo de localización que poseen los coches de alta gama. Además, cuando se comprobó el historial de los ocupantes del coche, los agentes vieron que tenían numerosos antecedentes, alguno de ellos por traficar con armas.

Desde el Gobierno local han vuelto a mostrar su satisfacción por el resultado que están obteniendo de la realización de estos controles aleatorios ya que, gracias a ellos, “es posible sorprender en muchas ocasiones a los delincuentes antes de que hagan algo ilegal”.

Información adicional

Esta página web usa Cookies para mejorar la navegación. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra política de Cookies. Más información