El alcalde del municipio, Pedro Rollán, acompañado de la concejala de Educación e Infancia, Carla Picazo, y del director y fundador del Proyecto Salvavidas, Rubén Campos, ha hecho un balance muy positivo de esta campaña ya que se han podido comprar cuatro nuevos desfibriladores.

El Proyecto Salvavidas comenzó el 31 de mayo del año pasado y en el tiempo que ha durado la campaña se han recaudado 8.573 euros con la venta de más de 7.000 pulseras.

Dos de estos aparatos ya están colocados en las pistas deportivas Nuria Fernández y en el pabellón M-4. Los otros dos se instalarán en el Teatro Municipal José María Rodero y en el Parque Europa.

También se van a impartir cursos a técnicos municipales para que sepan cómo manejar estos aparatos en caso de necesidad.

El desfibrilador externo semiautomático es un aparato que diagnostica y trata la parada cardiorrespiratoria cuando es debida a la fibrilación ventricular (en que el corazón tiene actividad eléctrica pero sin efectividad mecánica) o a una taquicardia ventricular sin pulso (en que hay actividad eléctrica y en este caso el bombeo sanguíneo es ineficaz), restableciendo un ritmo cardíaco efectivo eléctrica y mecánicamente.

Hace unos meses, uno de estos aparatos contribuyó a salvarle la vida a una persona en la piscina cubierta del C.D. Londres.

Información adicional

Esta página web usa Cookies para mejorar la navegación. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra política de Cookies. Más información