Durante un control en la avenida de las Fronteras, los agentes del Grupo Canino de la Unidad de Intervención Especial de la Policía Local observaron como un automóvil de color plateado y de marca Citroën realizó una maniobra evasiva brusca al percatarse de su presencia policial. En ese momento, un vehículo policial salió en su busca hasta que fue interceptado después de una pequeña persecución.

En el interior del vehículo se encontraban dos hombres, uno de nacionalidad española (conductor) y otro marroquí (copiloto), ambos muy nerviosos. Tras entrevistarse por separado con ambos sujetos, el conductor dijo que le había comprado a su acompañante una bellota de hachís que entregó a los agentes. El copiloto negó estos hechos por lo que los perros de la Unidad Canina registraron el vehículo localizando una bolsa negra camuflada bajo uno de los asientos con 10 bellotas de 109 gramos de peso. Los policías detuvieron al presunto traficante por un delito contra la salud pública y lo pusieron a disposición judicial.

El alcalde, Pedro Rollán, indicó que "es muy importante la labor realizada por parte de los agentes ya que uno de los objetivos del Gobierno local en materia de seguridad ciudadana como es el compromiso de tolerancia cero con el tráfico que drogas que tanto altera la seguridad ciudadana y deteriora la convivencia en una ciudad".

Por su parte, el concejal de Seguridad, Deportes y Juventud, José Miguel Martín Criado, destacó que "es una gran satisfacción comprobar los buenos resultados de las intervenciones contra el tráfico de drogas".

Información adicional

Esta página web usa Cookies para mejorar la navegación. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra política de Cookies. Más información