La ciudad terminó el año pasado con una tasa de criminalidad de 31,26 infracciones penales por cada mil habitantes, con cero homicidios y con un incremento de la delincuencia de apenas el 0,8%. El delito que más descendió fue el del tráfico de drogas.

En el lado opuesto, las ciudades más inseguras de España son, por este orden, Barcelona, Marbella, Madrid, Tarragona y Palma de Mallorca.

Estos buenos datos son una continuación de los últimos años en los que la ciudad ha pasado de ser una de las más inseguras de la Comunidad de Madrid a ser la más segura de la región y una de las más seguras de España. Desde la llegada del actual Gobierno local a la ciudad en el año 2007, la Seguridad pasó a ser un asunto de primer orden con el objetivo de cambiar la tendencia negativa, en donde incluso se llegó a ser el segundo municipio, solo por detrás de Madrid, con más muertes violentas de la región.

Se contrataron cien policías nuevos, se mejoró su equipamiento, se construyó un nuevo edificio de seguridad y se invirtió en sistemas tecnológicos pioneros como los Puntos de Encuentro, mediante el cual un vecino puede llamar a través de un intercomunicador y hablar directamente con un agente, mientras está siendo grabado por cámaras de vigilancia. También se instalaron cámaras de tráfico por todo el municipio y de videovigilancia en los barrios más conflictivos del municipio como el Barrio San José y el Barrio de Cobos, mejorando de forma sensible los datos sobre las intervenciones policiales y los problemas de convivencia. Los tres aparcamientos para bicicletas de las dos estaciones de Cercanías también cuentan con estas cámaras. Además, todas las entradas a la ciudad están vigiladas por Lectores de Matrículas que captan todos los vehículos que entran al municipio y salta una alarma en el Centro de Control cuando alguno de ellos está metido en la base de datos por alguna cuestión relacionada con hechos delictivos. Por último también están los terminales móviles que llevan las mujeres víctimas de violencia de género para estar siempre localizadas por la Unidad de Familia.

A esto se suma la creación de la Unidad Canina, enfocada a las intervenciones relacionadas con el tráfico de drogas y la Unidad de Intervención Especial, con un grupo específico para luchar contra las mafias que ocupan viviendas. Todo esto, unido a la colaboración con la Policía Nacional, ha hecho de Torrejón de Ardoz la ciudad más segura de la Comunidad de Madrid y la cuarta de España.

Información adicional

Esta página web usa Cookies para mejorar la navegación. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra política de Cookies. Más información